Winter is coming¡: ¿Cómo se preparan los mamíferos para el invierno?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¡Se acerca el invierno! El tiempo es cada vez más frío, las hojas de los árboles cambian de color, las temperaturas bajan y pronto nevará. Los días son más cortos, las noches más largas y los recursos alimenticios se agotan. Todos estos cambios meteorológicos y ambientales provocan también modificaciones en los organismos de los mamíferos. Se desencadenan las respuestas fisiológicas, por lo que los animales se preparan para los tiempos fríos que se avecinan.

Vamos a Dormir

Algunas especies duermen durante el invierno y este sueño tan profundo se llama hibernación. Se trata de un estado fisiológico de mínima actividad: la temperatura corporal del animal desciende y su ritmo cardíaco y respiratorio se reduce. Esto permite al animal conservar energía para sobrevivir al invierno. Los mamíferos (incluidos los humanos) son endotermos, lo que significa que generan calor por sí mismos para combatir las temperaturas exteriores más frías que su temperatura corporal. El mantenimiento de la temperatura corporal estable se realiza mediante procesos metabólicos que consumen mucha energía, como las reacciones químicas que generan ATP (un compuesto de alta energía), las contracciones musculares y la fricción de la sangre que fluye por el sistema circulatorio. Por lo tanto, antes de dormir una larga siesta, los animales necesitan comer en exceso y almacenar grasa corporal. Los mamíferos necesitan engordar mucho y estos recursos de grasa es lo que les da energía durante todo el invierno, mientras no haya comida disponible.

Entre las especies de mamíferos que hibernan están, por ejemplo, los osos, las mofetas, las ardillas, las marmotas, los erizos, los hámsters, las ardillas y algunos murciélagos. Hay especies, como los osos negros, en las que las hembras hibernan mientras están embarazadas y las crías nacen mientras la madre duerme o poco después de despertarse. Antes de la hibernación, la futura madre necesita aumentar considerablemente su peso corporal, ya que de estos recursos depende el estado de sus crías. En el caso de los osos sólo se observa un modesto descenso de la temperatura corporal de 3 a 5 °C, en comparación con los descensos mucho mayores, a menudo de 32 °C o más, observados en otros hibernadores. Además, los osos que hibernan dejan de orinar durante meses para poder reciclar sus proteínas y orina y evitar la atrofia muscular. Esto es posible gracias a una hidratación aportada por  la grasa metabólica.

Durante la hibernación, la tasa metabólica de los mamíferos es al menos 20 veces inferior a la normal, y la temperatura corporal suele ser 1 °C superior a la temperatura ambiente. En el caso de los murciélagos europeos, la temperatura corporal puede descender hasta unos 4-5 °C, mientras que en el caso de los mamíferos más grandes (como los osos) no desciende tan drásticamente. Además, el sistema inmunitario del animal casi no funciona durante el «sueño invernal» y sólo se combate a los patógenos cuando la tasa metabólica vuelve a la normalidad. De vez en cuando, por ejemplo cada varios días o un mes (en el caso de los murciélagos incluso cada 80 días) el animal debe despertarse para orinar y beber, y para ver qué ocurre en el entorno. Por desgracia, es muy fácil perturbar la hibernación. Los mamíferos salen de su sueño en respuesta a estímulos externos, por ejemplo, cuando se les toca o cuando las temperaturas son demasiado frías o demasiado cálidas y necesitan buscar otro refugio. Despertar es un proceso muy peligroso y que consume mucha energía, ya que el animal utiliza el 75% de la energía prevista para toda la hibernación.

Los animales que son hibernadores obligados entran en hibernación en respuesta a los cambios fisiológicos desencadenados por las señales estacionales, como temperaturas más bajas y un fotoperiodo más corto, mientras que los hibernadores facultativos entran en hibernación sólo cuando se producen factores de estrés ambiental, como la falta de alimentos o un deterioro significativo de las condiciones climáticas. La hibernación facultativa se ha observado, por ejemplo, en el caso de los perritos de la pradera.

Vamos a estar activos

Sin embargo, hay animales que permanecen activos en invierno, cuando es muy difícil encontrar algo que comer. Tienen que adaptarse al frío y al clima cambiante, lo que incluye cambios en su comportamiento y fisiología. Los pequeños mamíferos se esconden en agujeros en los árboles o bajo el suelo para mantenerse calientes, algunos ratones incluso construyen túneles a través de la nieve. Los ciervos, las ardillas y los conejos permanecen activos y pasan todo el invierno buscando ramitas, cortezas, musgo u hojas para comer. Las ardillas o los ratones recogen comida extra en otoño (como nueces o bellotas) y la almacenan para comerla más tarde. Muchas especies cambian su dieta durante el invierno. Para mantener el calor, a los animales les crece un pelaje nuevo y más grueso en otoño. Algunos de ellos, como las comadrejas y las liebres variables, en invierno mudan a un pelaje invernal blanco lo que les permite ser invisibles en la nieve. Las ardillas y los ratones pueden acurrucarse juntos. En las épocas de oscuridad, ¡siempre es más seguro, cálido y divertido formar parte de un equipo!

Z okazji dzisiejszego wyjątkowego dnia dzileimy się z Wami „Hipotezą babci”. Czy wiecie że, nowe badania nad orkami sugerują, że babcie odgrywają potężną rolę w przetrwaniu następnych pokoleń? 

Drogie babcie! Wszystkiego najlepszego!

https://bigthink.com/life/the-grandmother-effect/#Echobox=1641792678

The raccoon dog (Nyctereutes procyonoides), an alien species, was the most common mammalian nest visitor in all habitats and its occurrence reduced nest survival.
https://link.springer.com/article/10.1007/s10530-021-02608-2

7th #iMammalia Photo Contest
You can vote for which photo you like the most. We will periodically select the best photos uploaded to the iMammalia app and you will be able to vote which ones you like the most.

2
Load More...